Compañeros Investigadores, alguna  vez nos  hemos  preguntado:

¿QUIÉN DEBERÍA SER EL DIRECTOR GENERAL DEL INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA? *

“Donde estemos todos porque, en 30 años, los gobiernos nos han quitado nuestros derechos y, como consecuencia, tenemos un puñado de personas que ha hecho uso del poder político económico para apropiarse de las riquezas del país.”

Andrés Manuel López Obrador

(Por Esto! Quintana Roo. Jueves 29 de noviembre del año 2018)

 

El análisis profundo sobre nuestra institución es siempre conveniente ya que el INAH debe estar en un constante crecimiento, un punto fundamental es la cabeza de esta institución, por lo que el Director General del INAH debe tener una serie de cualidades específicas de acuerdo al tipo de institución que va a coordinar. Además, al interior del INAH debe llevarse a cabo una democratización en su organización con el propósito de lograr mejores resultados de trabajo.

Este Director General debe contar como mínimo con las siguientes características:

a)- Ser de nacionalidad mexicana y como consecuencia, debe desde luego amar a la Nación.

b)- En cuanto a la preparación académica, debe haber estudiado alguna de las carreras Antropológicas, con el propósito de que conozca la materia de trabajo con profundidad.

c)- Tener una experiencia de laborar en el INAH cuando menos de veinte años. Con lo anterior se entiende que conoce el funcionamiento del INAH.

d)- Tener obra publicada con un mínimo de tres libros, ya sea en la editorial del mismo INAH o en cualquier otra. También cuentan documentales, series de televisión.

e- Ser un Investigador de reconocida calidad moral, distinguiéndose por la defensa irrestricta de la institución.

f)- Que respete y haga respetar el marco jurídico del INAH.

g)- Que no se ponga de rodillas ni agache la cabeza ante sus superiores para ejecutar sus órdenes.

 

h)- Que haga valer la autoridad del INAH como máximo órgano oficial en las materias de Antropología, Historia y Paleontología. Que sus fundamentales decisiones sean en conjunto con los Investigadores sindicalizados del mismo INAH y no permita la intromisión de absolutamente nadie fuera del INAH en la toma de estas decisiones, ni siquiera del Presidente de la Nación.

i)- Que no permita la mercantilización del Patrimonio Arqueológico, de los Monumentos Históricos y de los Museos dependientes del INAH.

J)- Que no se ponga de acuerdo con los Directores o Coordinadores de los Centros de Trabajo del mismo INAH a nivel nacional para hostigar y cesar a Investigadores que les son incómodos por su activismo en defensa de la institución.

k)- Que no se convierta en una marioneta más del grupo en el poder, a la cual manejan a su antojo, en perjuicio del INAH y de la Nación.

l)- El interés que siempre debe prevalecer dentro del INAH, es el supremo interés de la Nación.

Este Director General no debe ser impuesto, ya que imponerlo significa un “dedazo” de acuerdo a los intereses del grupo en el poder y en contra de la institución. Para muestra un botón, bueno, dos botones: la Historiadora María Teresa Franco y González Salas y el Abogado Alfonso de María Campos Castelló. Es decir, dos malos Directores Generales del Instituto, quienes fueron campeones en la mercantilización del INAH.

Por lo tanto, la base de trabajadores del mismo INAH, debemos hacer realidad lo que se pregona en esta llamada “Cuarta Transformación”: acabar con la corrupción. Nosotros los Investigadores del INAH, como parte de sus trabajadores debemos desterrar   la corrupción dentro de nuestra Institución.

En lugar de que nos impongan un Director General, nosotros debemos elegirlo a través del voto secreto y universal. También los Delegados de los Centros INAH y todos los Directores o Coordinadores de todos y cada uno de los Centro de trabajo del INAH a lo largo y ancho de la Nación, deben ser elegidos de la misma forma democrática por medio del voto. Las imposiciones en esta nueva etapa de la Nación, deben quedar ya en el pasado.

Quien hace la Ley, también hace la trampa. A partir de la imposición del neoliberalismo en nuestra Nación, el INAH fue víctima de la mercantilización. Las leyes que protegían al INAH han sufrido una transformación en beneficio del grupo en el poder.

Por ejemplo: el Acuerdo del día 26 de octubre del año 1977, firmado por José López Portillo que protegía de la mercantilización a las Zonas Arqueológicas, a los Monumentos Históricos y a los Museos dependientes del INAH, fue modificado años más tarde, ya que la clase en el poder se dio cuenta que no podía mercantilizar a su antojo dichas instancias. Por lo tanto, al acuerdo original se le agregó un punto en el que se abría la puerta a una mercantilización salvaje de las instancias mencionadas. Dicha modificación se ´produjo el día 30 de abril del año 1986 y fue firmado por Miguel de la Madrid Hurtado.

Es necesario que todas estas anomalías sean expuestas en mesas de trabajo, pero no con el actual Director General del INAH, porque él forma parte de la mala estructura del pasado del INAH, sino con el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Discutir con el Antropólogo Social Diego Prieto Hernández es hacernos tontos nosotros mismos, porque como dicen las palabras populares: “Es pan con lo mismo”. Y lo que se necesita es un cambio radical, en donde el INAH vuelva a ser la institución con gran prestigio tanto nacional como internacional por la excelencia de sus investigaciones, la conservación del Patrimonio Arqueológico, Histórico y Paleontológico y por la difusión-divulgación principalmente a través de sus museos, Zonas Arqueológicas y Monumentos Históricos.

El INAH, en esta “Cuarta Transformación” necesita su propio espacio, su propia toma de decisiones, necesita de una vez por todas cortar su cordón umbilical, necesita dejar de depender de una institución superior. En una palabra, el INAH necesita: independencia.

El INAH, cumplirá este próximo domingo 3 de febrero del año 2019: ¡Ochenta años! A través de estas ocho décadas, el INAH ha sido fundamental en la vida de la Nación, tiene presencia en todas y cada una de las entidades federativas del país y la Ciudad de México. En estos ochenta años, el INAH ha acumulado una inagotable experiencia.

Recordemos que el INAH nació con personalidad jurídica propia y con patrimonio propio, es decir, ya con sus prácticamente ochenta años de vida, el INAH tiene lo necesario para dejar de depender de un organismo superior. El INAH ya tiene la suficiente experiencia para valerse por sí mismo.

Desde que el INAH salió de la SEP y se integró a la Secretaría de Cultura (SC), en ese momento se multiplicaron grandes problemas. A pesar de que se había prometido que el INAH pasaría a la SC tal cual, sin modificar absolutamente nada de su organización. No pasó mucho tiempo cuando se inició la modificación de un documento importante del INAH, para lo cual el Abogado Asesor del Sindicato hizo las adecuaciones necesarias para que solo figuraran los Investigadores, por lo cual quedaron fuera los Compañeros Arquitectos Restauradores y los Administrativos, Técnicos y Manuales. Es decir, el gobierno de aquel entonces, no cumplió.

Pero desde entonces, repetimos, se multiplicaron grandes problemas que han ido en aumento. Hace unos días se iniciaron las pruebas confesionales en el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje en la Ciudad de México por la Defensa de las Condiciones Generales de Trabajo. Nos hemos ido presentando en pequeños grupos de aproximadamente cuarenta Investigadores cada día hasta completar alrededor de seiscientos cincuenta compañeros.

Todos estos monumentales dolores de cabeza los hubiéramos evitado si el INAH fuera independiente, autónomo.

Por otra parte, el Director General del INAH en turno, a través de los más de treinta años de la imposición del Neoliberalismo, ha sido una marioneta del grupo en el poder. Solamente ha sido una figura decorativa que este grupo en el poder maneja a placer.

En la cita del discurso de Andrés Manuel López Obrador, la cual se encuentra al principio de este escrito, entre otras cosas se dice: “…un puñado de personas que ha hecho uso del poder político económico para apropiarse de las riquezas del país.“

Efectivamente, el grupo en el poder dispuso de manera amplia del Patrimonio Arqueológico, de los Monumentos Históricos y de los Museos dependientes del INAH, instancias a las cuales mercantilizó de manera salvaje a diestra y siniestra, sin importarle en lo más mínimo el significado que tienen para el pueblo mexicano. Llegando al grado absurdo de construir un museo de sitio en la zona arqueológica de Tzintzuntzan, Michoacán. Desde luego que un museo de sitio siempre en el marco arqueológico es bienvenido, pero lo increíblemente absurdo es haber construido el museo ¡Encima de los restos arqueológicas sepultando nuestra historia!

Pero afortunadamente los tiempos cambian y ya se sienten los aires del cambio de la llamada Cuarta Transformación, uno de cuyos principales ejes es precisamente erradicar o acabar con la corrupción.

En nuestro INAH, sostiene quien esto escribe, la corrupción está legalizada, porque la Ley Orgánica del mismo INAH asienta que tanto el Director General como los directores o Coordinadores de Centros de Trabajo como Delegados de Centros INAH, son nombrados a juicio del Secretario de Cultura, en el caso del primero y del Director General del INAH en los siguientes casos.

Por lo tanto, para democratizar al INAH es necesario llevar a cabo cambios profundos. Además, el INAH necesita esos cambios porque los tiempos modernos así lo requieren. El INAH debe existir ya de manera independiente.

 

¿De qué forma pueden llegar esos cambios al INAH? Los Profesores de Investigación Científica y Docencia del INAH, debemos hacer un análisis profundo del funcionamiento de la institución, con la experiencia de trabajo de años dentro del mismo INAH, proponer lo que podríamos llamar un Nuevo INAH: dinámico, comprometido con el pueblo, fuerte.

Toda la corrupción de los gobiernos federales anteriores relacionada con el INAH, que se vaya por el caño del desagüe. Ahora, con la nueva forma de gobernar tenemos la oportunidad de participar en el cambio, para bien de nuestra institución y del pueblo mexicano.

Nosotros podemos elaborar un planteamiento profundo, serio de lo que debe ser el INAH en la actualidad, con los cambios necesarios y presentarlo al actual Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Andrés Manuel López Obrador.

Lo único que nos hace falta es: decisión.

Por lo tanto, compañero Investigador, después de esta exposición, se te ocurre: ¿quién podría ser Director General del INAH?

 

 

 

Jaime Garduño Argueta

Centro INAH Quintana Roo

Ciudad Chetumal, Quintana Roo. Jueves 24 de enero del año 2019.

 

*El presente texto es un capítulo del libro: El INAH y la Cuarta Transformación,

el cual se espera se publicado en breve.