Mtro. Diego Prieto,  Director General del INAH

Estimados Compañeros investigadores, todos

Comunidad del INAH

Hoy vivimos tiempos de muchos retos en el país y en nuestra institución. La “Cuarta transformación” está en nuestras puertas y no sabemos hoy en día si viene a mudar nuestro espíritu institucional con estridencia y en solitario, —como lo han hecho las políticas neoliberales hasta hoy en día—, o bien, a convocarnos desde la base a esta acción tan pertinente y necesaria. Vale la pena reflexionar si el paradigma del estado nacional posrevolucionario, con el que fue creada y encomendada nuestra institución para investigar, conservar, proteger y difundir el patrimonio histórico y cultural de nuestra nación está cambiando a la par, y nosotros, como investigadores, como directivos/autoridades, estamos cinco minutos atrasados en el reloj diacrónico de la historia posmoderna del país y del mundo.

Algunos de nuestros compañeros aquí presentes han cumplido más de 50 a 65 años de servicio continuo en nuestra institución. Es un orgullo para cada uno de nosotros, el verlos con entrega aún a la institución y a su quehacer antropológico e histórico, así como un estímulo para las generaciones más jóvenes que apenas inician su camino al interior del INAH. Empero, también, nos obliga a dar pie a la reflexión, acerca de qué es lo que ha cambiado y qué es lo que continúa bajo usos y costumbre muy arraigados, desde su creación.

Efectivamente, el cambio está aquí con la espada de Damocles sobre nuestras cabezas. El efecto del neoliberalismo ha logrado que desde el gobierno se perciba al INAH como una institución desligada de la Educación, percepción fundamentada bajo el hecho de que únicamente tenemos tres escuelas, y esgrimido con ignorancia y candidez por quienes así lo conciben. ¿La difusión de cada una de las actividades desarrolladas por los trabajadores del INAH, no es educación? No hay nada más lejos de la realidad, pues el cauce natural del conocimiento, donde éste se dispersa y fecunda, como los ríos al bañar los campos, se encuentra en la docencia. La separación del INAH de la Secretaria de Educación Pública, nos obliga a replantear nuestro papel y compromiso ante la sociedad.

Los cambios crecen como hierba en claro recién abrazada por el fuego en nuestro instituto, y los que tienen más años, los ven con mayor claridad que los que acabamos de cumplir algunos cuantos lustros. Sin embargo, aún los de mediana edad vemos con preocupación que no existe un plan de desarrollo institucional. Así tampoco y estamos convencidos de ello, el futuro de la institución tendrá que construirse de manera colectiva, entre autoridades y trabajadores, sobre todo, por quienes la concibieron y la han engrandecido durante ochenta años, los profesores-investigadores. Necesitamos con vehemencia la colaboración de cada uno de nosotros para contrarrestar los cambios deletéreos, los cambios, que están en contra de la naturaleza primigenia del INAH, del reconocimiento del ser humano por su propia historia, de su puesta en valor desde lo prehispánico, hasta nuestros días con el patrimonio intangible de nuestra cosmogonía.

Es nuestra responsabilidad y, a la vez, una exigencia propia, la de participar en una refundación de la Institución aportando nuestra experiencia y nuestra capacidad. Nadie orientará a la Institución mejor que sus propios cuadros si éstos reconocen y hacen valer su propia experiencia, su disposición y su creatividad.

Es así compañeros, es perentorio reorganizar al instituto, dejar la falsedad de unos y otros, dejar de velar por el interés mercantilista de unos cuantos sobre el patrimonio cultural, dar sentido y valor a cada uno de los trabajadores del instituto, no importando el tipo de contratación que tengan, respetar y hacer valer las CGT que son lo que rige y da sentido a nuestro quehacer institucional, pero sobre todo, retomar nuestro papel en la educación, aportando los conocimientos y valores que requiere nuestra sociedad, la cual, en este momento está enfrentando el cambio impasible de algo que llamamos aún, México.

 

Gracias.

 

El Comité Ejecutivo

Descargalo en PDF:

documentopreseas2017-18